Hablemos de psicoanálisis...

PT.png

¿Qué es el psicoanálisis?


Es un método terapéutico que investiga el inconsciente para promover el autoconocimiento, desarrollo personal y consecuentemente tratar malestares emocionales.

¿Cuál es la diferencia entre la psicología y el psicoanálisis?

 

En ambos, vas a una sesión semanal y... hablas! La psicología se enfoca en eliminar los síntomas (o sea, el problema inicial) y trabajar en los pensamientos que lo provocan. El psicoanálisis estudia el inconsciente de la persona, y eso acaba ayudando a resolver problemas en su vida actual. Como es mi caso, muchos psicoanalistas estudian primero psicología, y después se especializan en psicoanálisis.

 

Te daré un ejemplo práctico de cómo un psicoanalista y un psicólogo podrían manejar una misma situación. 

 

Imaginemos que José está teniendo problemas con un compañero de trabajo. José siente que éste le habla de forma autoritaria y que critica todo lo que hace. Por eso, José ya está a la defensiva cada vez que su compañero le habla, y pelean constantemente.

Al psicólogo, José le explicaría el problema, qué emociones le despierta, y qué pensamientos pasan por su cabeza cuando el compañero le dice cosas que le suenan autoritarias. Según el tipo de terapia, se podría intentar cambiar esos pensamientos a unos pensamientos más realistas; otros psicólogos podrían dejarle "tarea" a José para hacer en casa y practicar técnicas para que deje de reaccionar tan a la defensiva y sienta menos enojo cuando su compañero le habla.

En una sesión con un psicoanalista, empezaríamos escuchando de forma atenta y sin interrupciones lo que José quiera contar sobre el problema. Tal vez empiece contando de una vez que su compañero le preguntó dónde estaba un informe, y eso le hizo a José sentir un enojo inexplicable. Mientras lo escuchamos, podemos ir notando algunas posturas e irlas relacionando con otras cosas que nos ha contado en sesiones anteriores. Podría ser que, cada vez que hoy en día una persona le pide a José explicaciones, él se siente atacado porque eso le recuerda (de forma inconsciente) a algún evento traumático en la infancia. Podría ser que este compañero le recuerde de forma inconsciente a una persona de su pasado y por eso interpreta todo lo que dice como un ataque...las posibilidades son infinitas!

El punto es que como psicoanalista, no tengo una respuesta genérica ni una solución inmediata para darle a José. Necesito escucharlo atentamente, ir identificando cosas que dice y relacionarlas con otras cosas de SU vida e interpretarlas, para ayudarlo a entender cuál es el problema en el fondo. Y al hacer eso, veríamos que el problema real no es su compañero, pues si nos ocupáramos en "resolver" sólo ese conflicto, en el futuro el problema más profundo puede resurgir con otro compañero, con su pareja, con sus hijos...

¿Cómo es  una sesión de psicoanálisis?

 

Durante la sesión, el paciente habla y yo lo escucho con plena atención y libre de juicios. De esta forma, puedo asociar e interpretar sus palabras para ayudarle a entender las partes de su inconsciente que influyen en su forma de vivir. Las sesiones suelen durar entre 45 y 50 minutos, una vez a la semana.

 

Si el psicoanálisis se centra en que yo hable, ¿por qué no mejor hablo con algún amigo cercano que ya me conozca?

 

La diferencia es la forma de escuchar. Un psicoanalista está capacitado para escucharte de forma atenta y neutral para poder identificar “pedacitos” de inconsciente en lo que dices y relacionarlos con otros “pedacitos” de inconsciente de otras cosas que has dicho antes, para así poder hacer interpretaciones. Nuestros seres queridos suelen escucharnos con cariño, pero de una forma muy imparcial que viene acompañada de opiniones sobre lo que ellos creen que es mejor para ti. 


¿Cuándo hacer psicoanálisis?

 

Hacer psicoanálisis ayuda a que te conozcas plenamente y lleves una vida emocional más saludable, entonces no hay que esperar a un momento específico para empezar. Sin embargo, algunos motivos comunes que te pueden llevar a buscar psicoanálisis son:

 

  • Haber pasado por algún momento difícil como el fin de una relación o la muerte de alguien importante para ti.

  • Sentirte deprimid@, angustiad@, ansios@, estresad@ o atrapad@.

  • Sentir frustración delante de una situación actual de la que sientes que no tienes salida.

  • Haber intentado otras formas de dejar atrás tu malestar sin tener éxito.

 

¿Por qué la infancia es importante para el psicoanálisis? 

Porque la forma en la  se viven e interpretan cosas en la infancia quedan grabadas en el inconsciente con algunas emociones, y hay situaciones en la vida actual que pueden no tener ninguna relación aparente y que despiertan esas mismas emociones. Entender los conflictos internos del pasado hace posible reaccionar bien ante las circunstancias presentes.

 

¿Qué pasa si no sé qué decir en la sesión ni cómo empezar?

No te preocupes por eso. Lo ideal es que digas todos los pensamientos, recuerdos, imágenes o emociones que te vengan a la cabeza, aunque en ese momento parezcan incoherentes o sin importancia. En el psicoanálisis esto se llama asociación libre, y es una de las formas con la que tu analista podrá ir obteniendo información de tu inconsciente y guiándote hacia ella. 

Si tienes alguna otra pregunta sobre el tema, compártela conmigo en mis redes sociales o en mi correo electrónico.